Diferentes tecnicas en el arte de poda de altura

El hombre desde el momento en que es hombre ha intervenido con buenos fines en los recursos naturales que nos rodean y eso no excluye a los árboles. Por eso es preciso podarlos, por estética o bien por producción. La poda, es de este modo una forma de mejorar su salud y productividad o bien de hacerlos más hermosos y atractivos.

Podríamos estimar esta acción un arte afín a la estatua

Si nos preguntas cuál es la mejor poda, afirmaríamos que la que hace la naturaleza. Cuando paseas por un bosque virgen todo está en sintonía. Cada árbol, cada flor, está en el lugar que ha de estar, creciendo de manera libre con la forma que le dio la madre naturaleza. Mas eso no siempre y en todo momento es así y en esos casos es cuando el hombre interviene.

Podar, es recortar parcial o bien completamente las ramas vivas o bien fallecidas de una planta. Se aconseja, que la poda de altura en un árbol se realice a lo largo de la temporada de reposo vegetativo. En el caso de las plantas con hojas caducas, debe hacerse a continuación de la caída de exactamente las mismas. Los árboles con hojas perennes, cuyos follajes están aproximadamente siempre y en todo momento en actividad fisiológica, se podarán en invierno.
Existen diferentes técnicas de poda de árboles y explicaremos algunas de ellas.

Poda de capacitación

La poda de capacitación. se realiza a lo largo de los primeros años siguientes a la plantación. La meta. es orientar el desarrollo del árbol para conseguir una estructura de ramas fuertes y bien distribuidas y situar la copa a determinada altura del suelo. Asimismo. sirve para crear un determinado contorno, por servirnos de un ejemplo en espaldera. Este tipo de poda, está singularmente indicado para los frutales puesto que favorece el incremento de la producción y facilita la recolección. En el momento en que el árbol está bien formado, va a ser suficiente con efectuar una poda de mantenimiento.

-Poda de mantenimiento

Consiste en quitar elementos indeseables, como ramas secas o bien con peligro de ruptura, tocones, chupones o bien sencillamente aclarar la copa de un ramaje excesivo y darle forma. En la poda de mantenimiento, se incluye una poda a la que se llama “topiaria”, y consistente en dar a las copas formas geométricas.

-Poda inusual           

En ocasiones, hay que recurrir a podas radicales para devolverle a un árbol su vigor. Esta técnica, es famosa como cortado o bien terciario.
Cortado
Consiste en realizar cortes severos a uno o bien dos centímetros del leño primordial. Se acostumbra a emplear asimismo, para supervisar el desarrollo de árboles en espacios reducidos. Mas ya antes de acometer esta poda inusual, hay que saber qué especies la aceptan bien y cicatrizan con velocidad. Para ello, debes contar con http://jardinerianarcis.es/poda-de-altura/ que son verdaderos profesionales.

Terciario
Consiste en recortar las ramas dejando un tercio de su longitud.
Hablar de la poda de árboles implica hablar de la poda de palmeras.
¿Una palmera es un árbol? Parece un árbol en tanto que tiene leño, rama y hojas. Realmente, las palmeras son plantas arborescentes y no verdaderos árboles, en tanto que no forman madera o bien tronco, o sea, no tienen desarrollo secundario en grosor por el que se forman los anillos propios de desarrollo anual.

Hay un fallo común con respecto a las palmeras. Bastantes personas consideran que podarlas de forma regular va a mejorar su desarrollo, cuando la verdad es que sucede todo lo opuesto. Las palmeras precisan ser podadas cuando vemos que amontonan un elevado número de hojas secas. Más o menos cada dos o tres años, en dependencia de la especie y tamaño de la palmera.

La poda de una palmera, debe efectuarse en temporadas con temperaturas templadas, primordialmente primavera o bien otoño. Se deben eludir siempre y en todo momento temperaturas por sobre los veinte grados, que puedan favorecer el ataque de picudo colorado (de este “bichejo” vamos a hablar otro día) una plaga que está ocasionando la muerte de muchas palmeras en el sur de Europa.