La importancia al elegir las mejores hipotecas

mejores hipotecas

Solicitar una hipoteca, seguramente, sea la acción financiera de más importancia en la vida de muchas familias, por eso es importante conocer al detalle las condiciones y las obligaciones a las que estaremos vinculados a lo largo de las próximas décadas. En el caso de que no entendamos algún aspecto del contrato de la hipoteca debemos solicitar al notario y al banco que nos informe y explique su significado, puesto que es su obligación y nuestro derecho, más aún si la entidad está adherida al Código de Buenas Prácticas Bancarias.

Así, podremos evitar sorpresas en nuestra hipoteca como una cláusula suelo (interés mínimo prefijado en una hipoteca variable), que nos puede dañar económicamente, encareciendo el costo de la hipoteca. Aunque también es obligación del consumidor, informarse previamente de las características particulares de las mejores hipotecas y de las condiciones de los préstamos hipotecarios.
Ahora, mostramos los algunos aspectos mínimos que deberíamos tener en consideración en el instante de contratar una hipoteca y que nos servirán para decantarnos por una oferta o otra:

El tipo de interés
Cuando hablamos del interés de una hipoteca, nos referimos al costo del préstamo hipotecario, pero además al modelo de la hipoteca. Podemos distinguir tres variedades de hipotecas en dependencia del tipo interés: variables, fijas, mixtas o combinado. Para todas te aconsejamos la utilización de un simulador hipotecas como el de Ferco Gestion.

– Las hipotecas variables, son préstamos hipotecarios cuyo interés cambia tras cada periodo de revisión, puesto que una hipoteca variable conforma su interés por medio de un índice de referencia (euríbor) más un diferencial que nunca cambia de valor, por ejemplo euríbor + 1 % . El interés será la suma de los dos valores y cambiará a lo largo de la vida de la hipoteca en función de las fluctuaciones del euríbor.

– Las hipotecas fijas, que cuentan siempre y en toda circunstancia con el mismo interés, desde el principio y hasta el final de la hipoteca. El cliente conoce cuál será el costo total en este tipo de hipotecas, puesto que las cuotas no cambiarán nunca. En este sentido son un tipo de hipotecas más estables y más recomendadas para usuarios con mayor aversión al riesgo.

– Las hipotecas mixtas, tienen dos tipos de interés diferente, cada uno de ellos en un periodo de plazo diferente. En general los primeros años de la hipoteca el interés es fijo y después el interés pasa a tipo variable. En la actualidad, una hipoteca mixta no favorece al consumidor, puesto que los tipos se encuentran bajos.

– Las hipotecas de interés combinado son al mismo tiempo una hipoteca fija y una hipoteca variable. La mensualidad viene calculada por una parte a interés fijo y otra parte ligada a un índice de referencia. Se trata de una modalidad de hipoteca poquísimo común, en la medida en que solo una entidad la ofrece hoy en día una hipoteca con interés combinado.

¿En que debemos fijarnos para elegir las mejores hipotecas?

Pedir una hipoteca, probablemente sea la acción financiera más esencial en la vida de muchas familias, de ahí que es esencial conocer al detalle las condiciones de la hipoteca, pues nos va a acompañar durante las próximas décadas. En el caso de no comprender algún aspecto hay que solicitar al banco que nos informe apropiadamente, pues es su obligación, más todavía si están adheridos al código de buenas prácticas bancarias. De esta manera, vamos a poder eludir sorpresas desapacibles, como una cláusula suelo o bien un aval exagerado.
Ahora, mostramos ciertos aspectos más esenciales que deberíamos tomar en consideración para pedir una hipoteca:

* Tipo de interés: específicamente, en las hipotecas variables no deberíamos admitir un diferencial superior al 1´25% . Hoy en día, este género de hipotecas tienen un diferencial más alto que los que se ofrecían ya antes de la crisis, no obstante, el euríbor cotiza bastante más bajo y los diferenciales por debajo del 1% son cada vez más comunes. Si por contra preferimos una hipoteca fija, este es el mejor instante, pues los préstamos hipotecarios a tipo fijo jamás habían tenido intereses tan bajos en este país, eso sí, después de consultar con el comparador-mejores-hipotecas-baratas.es

 Una buena hipoteca fija actual, es aquella que no supera el 3%. Con respecto a las hipotecas mixtas, en nuestros días no es el instante más aconsejable para contratar este tipo de hipotecas, debido a que presentan un interés fijo más elevado que no deja gozar de las rebajas del euríbor.

mejores hipotecas

* Cuota mensual: es el importe que vamos a pagar para las mejores hipotecas cada mes. El banco, no otorga hipotecas con cuotas que superen el 35% de los ingresos mensuales de los titulares. Por tanto, para unos ingresos de 2.000 euros la cuota hipotecaria máxima que vamos a poder abonar va a ser de 700 €. En las hipotecas a tipo fijo, la cuota siempre y en toda circunstancia va a ser exactamente la misma, pues el interés no cambia al no estar referenciadas a ningún índice hipotecario. No obstante, en las hipotecas variables la cuota cambia tras cada revisión de la hipoteca. La cuota en las hipotecas mixtas, va a ser exactamente la misma a lo largo del periodo a tipo fijo. En las hipotecas a tipo fijo, se va a pagar siempre y en todo momento lo mismo en lo que se refiere al interés, pues no cambia, más si tenemos un seguro PUF, la cuota podría cambiar si se acrecienta el coste del seguro, puesto que los seguros PUF financian el pago del seguro en la cuota de la hipoteca, con lo que si sube el valor, aumenta la cuota.

* Financiación: en la actualidad lograr una hipoteca con financiación del 100% del valor del inmueble no es tan fácil como ocurría ya antes de la crisis económica, cuando los bancos concedían hipotecas de hasta un 120% para costear gastos auxiliares, como muebles, reformas, entre otros muchos. Tras la crisis económica, la mayor parte de hipotecas financian como máximo el 80% del valor más bajo entre tasación y compra y venta. No obstante, las hipotecas 100% no se han extinguido y la vía más accesible para lograrlas es adquirir entre los pisos de bancos o bien una financiación sobre el 80% por medio de una hipoteca joven para menores de 35 años.

 

Compara las mejores hipotecas a 50 años

Alargar el plazo de las hipotecas deja devolver el préstamo en cuotas mensuales más cómodas, pero puede llegar a duplicar los intereses que se pagan.
El elevado coste de los pisos, ha contribuido a la aparición de nuevos productos bancarios como las hipotecas a cincuenta años. Su objetivo, es facilitar el acceso a una residencia a las personas más jóvenes, a las que se financia hasta el cien por ciento del costo del inmueble y se ofrece devolver el préstamo, en cuotas mensuales más cómodas. No obstante, las asociaciones en defensa del consumidor y el propio de Banco de España, advierten sobre los peligros de estos productos, en tanto que al ampliar el plazo de la hipoteca se puede llegar a duplicar el pago de los intereses.

Facilitar el pago de las cuotas

Desde hace ya muchos años, la residencia ha dejado de ser un bien de primera necesidad para transformarse en un bien de gran lujo. Su costo, es poco a poco más alto y, conforme la Asociación Hipotecaria De España (AHE), es incomprensible que se genere una bajada fuerte de los costes, pues todavía hay mucha demanda. La carencia de una cultura de alquiler, deriva en el interés de la mayor parte por adquirir una residencia, aún a costa de hipotecarse para toda la vida. Es en este contexto donde brotan las hipotecas a cincuenta años, un producto bancario que supera por mucho los préstamos más largos concedidos hasta hace poco (a cuarenta años), si bien está muy por atrás de las de otros países como el país nipón o bien USA, donde se conceden hipotecas con un plazo de devolución de cien años.

En España, Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK) fue la primera entidad financiera en ofertar estos productos y, desde ese momento, algo menos del diez por ciento del total de las mejores hipotecas que ha formalizado con jóvenes ha sido a cincuenta años. Los requisitos que se demandan, son exactamente los mismos que para una hipoteca a un plazo más corto, puesto que el propósito es facilitar a los jóvenes el acceso a su primera residencia, con una cuota desahogada que les deje estar tranquilos en el pago de la misma. Este préstamo, deja tener unas cuotas más alcanzables, con un mayor capital a pedir. Por consiguiente, es usual que los más jóvenes, normalmente con recursos más limitados, se interesen por este producto.

El préstamo hipotecario a cincuenta años, está dirigido a jóvenes menores de treinta y cinco años y deja financiar hasta el cien por ciento de la residencia, con un periodo de falta de 5 años, a lo largo de los que solo se abonan intereses. Sin embargo, la idea original de este producto no es que quien lo pida emplee los cincuenta años para devolver el préstamo, sino que las mensualidades sean menores que con otro producto y que resulte más cómodo hacer en frente de la deuda. Además compara las mejores hipotecas en algún sitio como Ferco gestión.

mejores hipotecasEs esencial que a lo largo de los primeros años, la personas que han pedido el crédito tengan una cuota desahogada y estén sosegadas en los pagos. Por si fuera poco, esto deja poder pedir un capital mayor que en hipotecas a plazos más cortos y facilita el acceso a la primera residencia, de quienes tienen recursos más limitados.

Cuando alguien contrata una hipoteca a cincuenta años, no siempre y en toda circunstancia espera emplear todo ese tiempo para devolver el préstamo, más puede acontecer, y hay que tomar en consideración que en un caso así las deudas pasan a los herederos, que acostumbran a ser los descendientes. Los hijos y también hijas, heredarán tanto la hipoteca como la residencia, que la sostendrán en el patrimonio familiar y negociarán la financiación con la entidad pertinente o la venderán, saldando la deuda pendiente.

Desde diferentes asociaciones de usuarios, se solicita calma y reflexión dado este nuevo producto. La cuota de intereses que se paga es esencial, puede multiplicar por tres los intereses que se abonan, por poner un ejemplo, con una hipoteca a veinte años. Partiendo de eso, no es un producto recomendable para la mayoría de los ciudadanos, más hay segmentos de la población que si desean acceder a una residencia en propiedad, obligatoriamente deben recurrir a ese género de hipotecas, por el hecho de que su capacidad de pago no les deja asistir a plazos más cortos. Es el caso de personas de baja cualificación laboral, jóvenes o bien inmigrantes, que requieren de productos flexibles que les dejen asimismo cancelaciones adelantadas sin comisiones. En este sentido, las asociaciones matizan que no es un producto malo por el hecho de que se atiende a ámbitos de la población, que de otra manera no podrían acceder a una residencia en propiedad.