Carteles publicitarios luminosos para llamar la atencion

Los carteles promocionales luminosos, son rótulos lumínicos o banderolas que se ponen de forma perpendicular a la fachada, teniendo gráfica en los dos lados. La enorme baza de las banderolas promocionales luminosas, es la de ofrecer una ubicación de nuestro negocio desde lejos, haciéndola indispensable cuando este se encuentra en una calle angosta que desemboca en una enorme avenida.
Más ¿dónde la ponemos? ¿a la derecha o bien a la izquierda de nuestro local? Lo primero a tomar en consideración, es que no haya ningún objeto como señales de tráfico o bien la banderola del comercio vecino, que obstruyan la visión. Si esto no resulta determinante para escoger la situación, escogeremos la dirección de la circulación de los automóviles para determinarla y la vamos a poner en la parte contraria del origen del tráfico, de tal modo que visualmente le ganamos espacio a la competencia pues, cuanto más espacio, más reclamo.

Asimismo, es fundamental que las calidades estéticas de los carteles publicitarios luminosos sean buenas. Disponemos de una perfilería lisa, con acabado redondo que aporta una visión actual y de calidad, ofertando una solución de calidad, a un coste incomparable.

Calidad ‘Made in Spain’
La calidad comienza desde dentro, puesto que estas banderolas promocionales, usan componentes hechos en España y homologados para el mercado de España, siendo todo ensamblado por nosotros, al contrarío de otras de origen asiático que no garantizan la seguridad eléctrica, ni contribuyen al desarrollo de nuestra economía.

Importancia del cartel publicitario

Los carteles publicitarios, habitualmente son unos de los elementos más perceptibles del local, que así como el escaparate o bien fachada, dan visibilidad al negocio y transmiten los valores de la marca. Mas no solo eso, el cartel se transforma en un factor promocional fundamental, cuando consigue invitar a los usuarios al establecimiento o bien cuando se transforma en una seña, consiguiendo que el establecimiento sea reconocido y sobre todo recordado.

Desde tiempos ancestrales, se han usado rótulos y carteles con pretensiones tanto informativas como promocionales en locales de todo tipo, mas con el paso del tiempo este elemento se ha transformado en una herramienta promocional offline muy eficiente. ¿Por qué razón es tan esencial? Como ya se ha comentado de antemano, el hecho de que un potencial cliente del servicio pase por delante del negocio y perdamos la ocasión de llamar su atención, de exhibir nuestros productos y/o servicios…de captarle de manera directa con un factor fijo en nuestro local, es un factor que determina de forma radical la relevancia de los rótulos en la actualidad. Por este motivo hemos querido exponer las peculiaridades más propias y las ventajas que puede aportar un cartel eficiente para tu negocio.

Peculiaridades y beneficios del cartel publicitario

-Visibilidad: El cartel se transforma en un factor presente en el establecimiento a lo largo de las veinticuatro horas al día, los siete días de la semana y los trescientos sesenta y cinco días del año, sin importar un mínimo si el negocio está abierto o bien cerrado. Siendo en un caso así, en especial atractivos y eficientes los rótulos luminosos y de neón.

Resistencia y durabilidad: Los carteles, están compuestos de materiales singularmente indicados para el empleo exterior, asegurando de esta manera su durabilidad mediante los años, sin que los diferentes cambios climatológicos puedan afectar a sus peculiaridades ni a su calidad.

Refuerzo de imagen de marca: El cartel, es un factor esencial para destacar la imagen de marca de un establecimiento, haciéndolo propio y posicionándose, como el logotipo, en la mente de los usuarios, creando en ellos una imagen propia y consistente que perviva en el tiempo.

Rentabilidad: Debido a sus peculiaridades y a las ventajas que aporta como elemento promocional, los carteles publicitarios en Rotulowcost se transforman en una herramienta accesible y al alcance de cualquier establecimiento.
Gran capacidad de adaptación y originalidad: Como ocurre con otros elementos promocionales, el tipo de cartel que se ponga en el negocio puede cambiar en dependencia de la imagen de la marca y el propósito de ésta: neón, con iluminación, sin iluminación, madera, liso, letras corpóreas…y de este modo una infinidad de posibilidades que pueden adecuarse a lo que se busca.
Si aún no cuentas con un cartel publicitario para tu negocio, no dejes a un lado las ocasiones que te ofrece este elemento promocional y no vaciles en consultarlos sin ningún compromiso.

Los anuncios con carteles publicitarios modernos

carteles publicitariosSi deseas vender tu mercancía debes exponerla, exhibirla y sobre todo promocionarla.
En temporadas bastante antigüas no se requería de anuncios, bastaba con proclamar la venta de la mercancía o bien poner un letrero mas o menos grande.

Un anuncio debe ser original, con esencialmente buen aspecto en el momento de crear un anuncio. Un anuncio original llama la atención, y realmente ese ha de ser el principio que se pretende, que el receptor se acuerde de ese anuncio, que hable de el.

Haciendo un poco de historia, se sabe que el primer anuncio del que se tiene registro data del año tres mil a.C, se trata de un cartel encontrado en las ruinas egipcias de la ciudad de Tebas.
Este ofrece una recompensa de una moneda de oro a quien capture y devuelva a su amo un esclavo escapado llamado Shem-Sama.

Hoy día los carteles publicitarios son parte esencial de cualquier empresa, son los que de alguna manera dan a conocer los productos o bien servicios entre los individuos.
Es por este motivo o bien que en el momento en que un hombre de negocios paga un buen dinero a una persona o bien conjunto creativo por una publicidad, exactamente la misma debe tener ese efecto tan ansiado sobre los potenciales usuarios. En definitiva, es una buena inversión y las empresas optan por ella.

Por medio de los anuncios promocionales, las empresas procuran influir a los individuos en sus gustos y pretenden dirigir una compra prácticamente segura, por su parte, van a ser estos quienes paguen la publicidad con la adquisición del producto, Sin duda este proceso se vuelve una cadena inacabable. Existen tres formas de anuncios que son muy empleados hoy en día:
* Eslogan es la presentación del producto especificando las peculiaridades del producto.
* Comparativos equiparan el producto con el de la competencia.
* De cualificación se da a conocer las ventajas del producto.

La publicidad debe trasmitir el mensaje clara y de forma rápida, no debe ocultar sus cualidades. Los receptores de estos avisos experimentan de manera inconsciente distintas sensaciones puesto que captan la información, abordan la existencia del bien y también notifican de sus peculiaridades.

Peculiaridades de los anuncios promocionales

Las peculiaridades de los anuncios cambian conforme los medios:
* Televisión: es el medio ideal para la difusión de estos mensajes, es la combinación de imágenes en movimiento con sonidos y músicas llamativas para el espectador.
* Radio: los anuncios en ciertos casos llamados cuñas, son más persuasivos que seductores en tanto que al no contar con de soporte visual deben fundamentarse más en la argumentación.
* Pieza gráfica: con respecto a la prensa escrita o bien en gacetas, al carecer del poder seductor del anuncio televisivo y del poder de argumentación que da la voz en una cuña, deben explotar más la imagen de marca del producto a vender, de igual modo en la vía pública donde tiene el fuerte en que se pueden elaborar anuncios con relieve para atraer más atención en el mensaje.
* Una genial idea es poner un letrero perceptible y claro, con una o bien dos palabras y, al lado, un reloj digital para exteriores. El reloj digital va a llamar la atención a fin de que vean la hora y al unísono van a leer las dos palabras. Si este reloj va todos y cada uno de los días en un sitio de alto tránsito la publicidad es segura.

Un anuncio promocional es un soporte visual, auditivo o bien audiovisual de breve duración que transmite un mensaje, así sea comercial o bien político. La finalidad de un anuncio es acrecentar las ventas de un producto o bien los usos de un servicio, eso es lo que tiene por nombre la eficiencia del anuncio que necesariamente debe pasar por cuatro fases: atención, interés, deseo y acción.

Fuente: Rotulowcost