Seguimiento de una tasacion de hipoteca barata

hipotecas baratas

Al pedir  hipotecas baratas en el banco, la persona que nos atiende nos solicitará una serie de datos (dirección del inmueble, teléfono de contacto…) que servirán para mandarlos a una sociedad de tasación y arrancar el proceso de forma reservada.

¿Qué sucede desde ese instante?

* El banco nos solicita una copia de la escritura de la propiedad, planos, licencia de obra y proyecto si se trata de una obra en construcción, y lo manda al tasador.

* El tasador llama a la persona de contacto y se citan para poder ver el inmueble.

* Dentro del inmueble, el tasador hace preguntas como quién es el dueño, si hay inquilinos o bien se han efectuado reformas…; toma ciertas fotografías para probar que ha efectuado la visita y revisar el estado de la vivienda; anota qué instalaciones tiene la casa (ascensor, aire acondicionado, domótica…); y por último la mide. Para un piso de tres dormitorios, lo normal es que la visita dure de diez a quince minutos.

* El tasador procede a la preparación del informe y lo manda a la sociedad de tasación, quien lo examina ya antes de poner su sello de garantía al lado de la firma del tasador. Es desde entonces que la tasación toma valor legal.

* La sociedad de tasación manda el informe a la sucursal, que lo remite al departamento de riesgos del banco. Allá se estudia si vamos a ser capaces de abonar o bien no, a lo largo de las próximas décadas de nuestra vida, la deuda contraída con la entidad.

Tras valorar el piso

Una vez valorado el inmueble, pueden darse dos situaciones:
* Que el valor de tasación resulte igual o bien superior al de compra-venta.
* Que sea inferior.

En el primer caso, la petición proseguirá su curso normal, puesto que el préstamo cubrirá lo necesitado por el demandante.

En el segundo caso, existen tres opciones:
* El importe de tasación es inferior al de compra-venta mas el banco está dispuesto a financiar más del 80% del valor de la residencia y terminamos consiguiendo el dinero que precisábamos.

* El importe de tasación es menor al de compra-venta, mas podemos aportar más fondos (ahorros) y proseguir adelante con la hipoteca.

* El importe de tasación es menor al de compra-venta, el banco no nos financia más del 80% y no tenemos más ahorros. Entonces, si bien estamos en nuestro derecho a que otro tasador realice una segunda valoración, en la práctica lo más viable es pedir la hipoteca en múltiples bancos, hasta dar con uno que opere con una compañía tasadora que nos dé resultados más convenientes a nuestros intereses.

Es realmente útil tener una pre-tasación online del bien, para hacernos una idea de las posibilidades que tenemos de lograr el préstamo. Por realmente bien que puntuemos en los apartados precedentes, si el ochenta por ciento de la tasación del bien no da para financiar la hipoteca que precisamos (para calcularlo hay que saber si se tienes dinero ahorrado que aportar a la operación o bien posibilidad de aportar una segunda residencia para hipotecar), vamos a fallar en la obtención de la hipoteca.
Aguardamos que con estas simples pautas cualquiera sea capaz de valorar su perfil de peligro frente a una entidad financiera, para enfrentar la negociación con algún as en la manga.

Fuente: Ferco Gestion