Papel de pared infantil para nuestras hijas

papel-pintado-infantil

Las protagonistas ahora serán nuestras pequeñas y la decoración de sus dormitorios. La variedad de papeles pintados y telas para ellas, nos dejan crear espacios conforme a cada etapa de su niñez.
Cuando decoramos la habitación de nuestro bebé, el estilo y los colores son una resolución propia. Este espacio en tantas ocasiones soñado, podemos hacerlo realidad tal y como lo pensamos. Evidentemente, nuestra pequeña, todavía no opina.

Tenemos a madres muy prácticas, que no son amigas de muchos cambios y escogen para esta primera habitación, un papel pintado infantil que se mantenga por un buen tiempo, solo cambiando muebles y telas. Esto es válido, en tanto que sea un papel lavable y con buena resistencia a la luz, pues puede durar más de quince años y lo retiramos cualquier día por que nos aburre, no por el hecho de que está estropeado.

papel-pintado infantil

Otras madres deciden hacer cambios más radicales y con más frecuencia. Cuando dejan la cuna, cuando van al cole y precisan de una zona de estudio bien distinguida, o bien cuando la niña va de vacaciones a un campamento de verano y la ocurrente madre decide sorprenderla con algún cambio en su dormitorio en el regreso. Debemos conocer realmente bien sus gustos y tendencias. Nos aconseja Ottoyanna, que si solo hacemos el cambio pensando en la habitación que nosotras habríamos deseado cuando teníamos su edad, ahí puede haber un problema… y toda la inversión de tiempo y dinero que supone hacer un cambio, resultará no ser tan atinada.

La habitual habitación de princesita en blanco y rosa, con tules y doseles, quizás no es el ideal de nuestra pequeña. Ella igual no desea ser princesa. Prefiere lunares o bien estrellas o bien de forma directa ve esa habitación como una explosión de rosa y a ella le agrada el azul. Hay pequeñas encantadas en ser princesas y morar ese reino conseguido con telas estupendas y papeles rosa.

papel pintado infantil

 Es muy simple negociar a estas edades entre seis y diez años. Si nuestra pequeña desea ser una heroína, una “fashion star” o bien una astronauta y ocupar un módulo espacial y no estamos preparadas (ni es conveniente) a que su habitación sea un escenario para cumplir sus fantasías, es suficiente con escoger para sus paredes un papel en tonalidades neutras, con líneas muy simples y recurrir a elementos sencillos, como cuadros o bien stickers que podemos ponerlos por un tiempo y después retirarlos sin más ni más dificultades.

 Después de todo, que una pequeña no desee ser princesa no representa ningún inconveniente, toda vez que no se llame Leonor y su madre sea Letizia. No será inconveniente por el hecho de que nuestra princesita fué de rosa en la proclamación de su padre el Rey.