Emprendedor: la importancia de la imagen corporativa

logotipo apple
logotipo apple

Emprendedor: la importancia de la imagen corporativa

Lanzarse al mundo del emprendedor, es una de las decisiones más cruciales que uno puede tomar. Ser tu propio jefe puede es una de las mejores cosas que te pueden pasar, pero hay que trabajar mucho y estar muy preparado para que esta nueva aventura, no termine por consumirte. Del mismo modo en que sabes que tienes que preparar toda la burocracia y formarte para ser el mejor profesional en tu campo, hay que estudiar la imagen corporativa.

Es verdad que cuando uno empieza una nueva aventura laboral, tiene en mente mil cosas: preparar presupuestos, la búsqueda de una local, la caza de inversores, búsqueda de proveedores, etc. Son gestiones de las que vemos su importancia a simple vista. Nadie te tiene que decir que hacerte con un local en una buena calle o que buscar los mejores precios para tus productos es prioritario. Sin embargo, la imagen, el logotipo y los valores de tu marca, suelen ser lo último en tu lista de deberes ¡aunque el nombre de tu negocio lo sacaste el primer día!

El ser humano es así: nos gustan las cosas bonitas, artísticas y con sentido, pero nos parece una tarea fácil y desdeñable ¡hasta que la realidad te abofetea! Tendemos por dejar al final una de las cosas que más van a influenciar a tus nuevos clientes: la imagen corporativa. Con un buen estudio de imagen y teniendo las cosas claras, debes transmitir desde cualquier plataforma quién eres, qué ofreces y transmitir confianza y “savoir faire”. Para ello, es esencial contar con un buen equipo de comunicadores, diseñadores y rotulistas. Es una inversión de la que no te vas arrepentir. Porque, si hay un dicho que cuente de verdad es que las primeras impresiones son las que perduran. Asegurarse de transmitir lo correcto, con los colores, recursos y estructuras correctas, junto con tu talento y plan de trabajo, son los pilares sobre los que se debe asentar tu estrategia empresarial. El éxito, con mucho trabajo y ganas ¡vendrá rodado!