Cuidados a tener con las lentillas de fantasia

lentillas de fantasia

Lo de festejar Halloween nos lo han impuesto claramente. Mas no hay duda de que ha calado. Poco a poco más pequeños y no tan pequeños se disfrazan en estas fechas y aguzan su ingenio para lucir el atuendo más original.
No deja de ser una práctica más comercial que otra cosa, sobre todo en España, donde hace dos décadas apenas sabíamos de esto. Mas somos de esta forma, asimilamos veloz si se trata de algo festivo. No de esta manera los estadounidenses, puesto que no me veo yo a un conjunto de feligreses sacando en procesión a la Virgen de la Vega por las calles de New York, por poner un ejemplo.

La cuestión es que el año pasado, mi vecina Ana se disfrazó de zombi y se lo curró a fondo. En verdad, hasta adquirió en Internet unas lentillas de fantasia para ponerse los ojos colorados. Excelente el disfraz, un exitazo. Mas cinco horas después, Ana se quitó las lentillas de fantasía que se había comprado y tenía los ojos que ya no le hacían falta lentillas para parecer una zombi.

Qué brutalidad. Le quedaron los ojos tan colorados y tan secos que debió ir de forma directa a emergencias. Bueno, debieron llevarla, pues apenas podía ver.

lentillas de fantasia

Son algunos de los síntomas que pueden provocar estas lentillas de fantasía que se venden sin control en la red y en ciertas tiendas, de forma plenamente ilegal. Por el hecho de que si bien sean de fantasía, no dejan de ser lentillas, y solo pueden venderse legalmente en algunos lugares y establecimientos físicos bajo supervisión de un profesional óptico.

La legislación de España prohíbe la venta de este tipo de lentillas fantasia sin la supervisión de un profesional óptico por tratarse de productos sanitarios.
Hacerte con unas lentillas de fantasía resulta bastante simple, mas expondrás tus ojos a infecciones, reacciones alérgicas, úlceras, conjuntivitis y todo tipo de daños.
El empleo de lentillas, así sean graduadas o bien no, debe inspeccionarlo un profesional, y emplearlas, precisa de tiempo a fin de que tus ojos se amolden a ellas. Conque no te la juegues. Si te quieres disfrazar en Halloween, hazlo y métele mucho temor a los que te cruces. Mas no precisas que tus ojos vivan una película de terror para lograrlo.